Los Personajes

CARMEN LA HURACANES

Nació en una aldea sin nombre de la gallega Costa da Morte, desde la que se fugó a Madrid para convertirse en artista; pero después de haber intentado sin éxito abrirse paso como cupletista y cantante de copla, se vino a Cartagena con treinta años, para ejercer la prostitución junto a una compañera de la última compañía de varietés donde actuaba de corista. Al comienzo de la década de los 20, inauguró un café al que llamó, El Lepanto de Oro.

TOMÁS EL ALEMÁN

Thomas Rosenthal es un fornido judío alemán con aspiraciones literarias que al finalizar la Primera Guerra mundial y tras varios años deambulando por Europa, arribó en un buque mercante a Cartagena.

Thomas se ganaba la vida como traductor de alemán para una consignataria de buques y como traductor de español para el consulado alemán de la Muralla del Mar, hasta que conoció a Carmen la Huracanes, que le mostró la vida nocturna del Molinete y dejándose querer, se instaló con la cabaretera para encargarse de la seguridad del café El Lepanto de Oro. Siempre ha buscado, sin conseguirlo, a alguien de quien enamorarse o alguna causa a la que entregarse.

GABRIEL EL NARDO

Nacido en Alicante, es un cantaor gay que siempre ocultó su condición. Llegó a despuntar en teatros de Barcelona, Madrid y otras grandes capitales, pero un romance con el joven hijo de un gran empresario teatral, que descubrió el amorío, le cerró las puertas de los grandes cabarets. De aquella época le une una gran amistad con Carmen la Huracanes, artista con la que formó cartel y que regenta El Lepanto de Oro.

CARIDAD LA NEGRA

Caridad Pacheco. Nacida en Cartagena en 1879. Se dijo de ella que había sido musa del pintor Wssel de Guimbarda, y que incluso, el artista se había inspirado en su singular belleza para ilustrar al personaje bíblico de la Magdalena, en una pintura que adorna los muros de la Caridad, la basílica inmediata al barrio.

Caridad la Negra es la más afamada madame del barrio chino de la ciudad de Cartagena, conocido popularmente como El Molinete, donde ofrece sus servicios sexuales a la flor y nata de la burguesía cartagenera en dos pisos de su propiedad.

Caridad se ha labrado una holgada posición económica con las únicas armas de su cuerpo y sus habilidades amatorias; sin embargo, en lo personal, es una antagonista perfecta a su personaje público; en la intimidad es una persona devota, reservada, humanitaria y generosa con los que necesitan de su ayuda, a los que socorrerá siempre, sin importarle su extracción social.

DOÑA AMELIA MONTENEGRO

Se casó ya madura por amor a Vicente, un albacea del despacho notarial de su padre.

Es la mujer típica de la alta burguesía cartagenera de la época. Mojigata y reprimida en lo sentimental; soberbia y clasista en lo social. Preside el Círculo de Damas Cartageneras por la Moral y las Buenas Costumbres.

DON VICENTE SOLER EL NOTARIO

Entró a trabajar de jóven como oficial en la notaría del padre de Amelia Montenegro. Cuando con el paso de los años ésta se prendó de él, Vicente supo que podría escalar posiciones en la pirámide social cartagenera. Haciendo de tripas corazón, entabló relaciones con Amelia y con la ayuda de su suegro, alcanzó la plaza de notario.

SUSANA LA MORA

Se mudó al Molinete hace dos meses desde su Córdoba natal para trabajar en la casa de citas de La Galatea. Es una prostituta que sabe de sus encantos y está dispuesta a sacarles partido. Su apodo le viene por su encanto andaluz y su físico agraciado.

JUAN EL CHIPÉ

Nacido en 1903. Se trasladó desde Alhama de Murcia con sus padres a Cartagena, quienes se dedicaban al esquilado y venta de ganado.

Juan es un proxeneta del Molinete, de raza gitana, se hizo famoso por su falta de escrúpulos y su historial delictivo. Debido a dicho historial, combinado con su debilidad física y cobardía, nunca salía desarmado, aunque gozaba de la protección de la derecha local, para la que trabajaba como matón y protegiendo a los que pegaban carteles electorales desde los años 1920 a la época de la Segunda República.

Su apodo tiene origen en la palabra «chipén» del idioma caló, que significa “verdad” o “bien hecho”. Expresión que él utilizaba mucho.

PACO EL BOQUERÓN

Un icue criado en el barrio de Santa Lucía entre las redes de los pesqueros de la Lonja del pescado y la pescadería de sus padres. Le llaman Paco el Boquerón por la profesión en la que se desenvuelven tanto él como sus padres. Trabaja con ellos en la pescadería familiar y en ocasiones sale a la mar en el Anita I, un pesquero del Tío Golfín, un pescador de Santa Lucía; por lo que el poco tiempo que está en la ciudad lo pasa vendiendo boquerones en vinagre en el Molinete y detrás de Frasquita la Muñeca, la ahijada de Carmen la Huracanes, de la que está enamorado.

FRASQUITA LA MUÑECA

Hija de una prostituta. Es una joven guapa y ambiciosa que encandila a todos, pero su apariencia delicada es sólo fachada, porque su carácter es voluble y caprichoso. Realiza labores menores en El Lepanto de Oro y al tiempo, estudia en las Escuelas Graduadas, donde la ha matriculado Carmen para que aprenda no sólo las cuatro reglas, sino más adelante, mecanografía y taquigrafía y así, pueda labrarse un futuro alejada de los bares y del mundo de la noche. Frasquita, sabe que existe una Cartagena que vive de día, alejada de la miseria, otro mundo que ella puede alcanzar si usa bien sus armas de mujer con los hombres que la desean. Se deja admirar por Paco el Boquerón, pero ella aspira a emparejarse con un hombre de superior clase social.

NARCISO EL NARCOLÉPTICO

Es el pianista del Lepanto de Oro, lleva tanto tiempo tocando la misma música que puede dormir y tocar al mismo tiempo. Es uno de los hombres de confianza de La Huracanes.

DIMAS SOLÍS EL JARABITO

Es amigo de Paco “el Boquerón” desde pequeñitos. Ha conseguido colocarse de mancebo en la farmacia de la calle del Carmen, de ahí le viene el sobrenombre. A pesar de su corta edad, deja parte de su sueldo en visitar a una prostituta de la que se ha enamorado.

PENCHICO “EL PIMPE”

Es un icue del barrio. Es hijo de una prostituta, pero él no lo sabe, pues al poco de nacer, la madre lo dio a unos conocidos del barrio que tenían un pequeño negocio. Periódicamente la verdadera madre del Pimpe le pasa un dinero a los supuestos padres para que lo matengan y ella lo ve crecer en silencio, pues no quiere que su hijo sepa que su madre es una de las prostitutas. El chaval, que es un avispao, se busca la vida haciendo recados en “El Lepanto” y en otros locales parecidos. La Huracanes lo quiere como si fuera su propio hijo, es un crio muy querido en el barrio.

“LA PERDIGONES”

Es una prostituta que trabaja para Caridad La Negra, llego al Molinete siendo casi una niña huyendo de su pueblo natal, Tallante, donde su padrastro abusaba de ella,, desde que llegó no ha dejado de sacarse los perdigones incluso cuando presta sus servicios. Caridad siente especial ternura por ella, por eso es una de sus chicas de confianza.

“LA MURCIANA”

Nació en una pequeña pedanía de la huerta murciana. Llegó al Molinete repudiada por su novio de toda la vida, impuesto por su padre, al quedar embarazada tras una relación casual. Al poco de llegar al barrio, la atendió la Chacha Florentina pero perdió al niño. Su alegre estado de ánimo parece forzado.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: